CONECTATE CON NOSOTROS

ECOHUELLAS

La Cocha más bella

Uncategorized

La Cocha más bella

Boxpody dinosaurios, así se pronuncia o por lo menos eso fue lo que entendí del nombre que me dieron los dueños del perro que ladraba en Serbio, como lo dijo mi hermano de forma jocosa. En un hermoso viaje que comprendía la ruta de Colombia y parte de la costa de Ecuador, tuve la oportunidad de llegar a un mágico lugar, donde el bosque tropical y la inmensa hermosura en su expresión manifiesta en agua, se fusionan y tiene como nombre La Laguna de la Cocha.

Sí… allí, en La Laguna de la Cocha, un lugar donde el azul de su lago y el verde esmeralda de su selva se mezclan, fue donde conocí al Señor Dinosaurio o bueno, como inicialmente lo mencionaba a Boxpody, un perro viajero, quien al igual que yo, estaba conociendo por primer vez aquel mágico lugar, donde la extensión de su lago alcanza los 40,5 Km2, y la cual con gran valentía y ayudado por la decisión de sus dueños Boxpody, emprendió a conocer a bordo de una lancha, al inicio era tan solo yo quien estaba atemorizada frente a tan grande creación, más cuando Boxpody  subió, supe que éramos dos, y que allí hasta ahora la aventura inicia.

Isla Corota, fué la primera parada en el recorrido, donde nos encontramos con un santuario de primera mano, es natural que mi nuevo amigo perruno no pudiese entrar, lo cual tampoco fue un inconveniente para que disfrutará del viaje, pues más adelante su amo, quien es un chileno y su compañera sentimental, una alemana, decidieron darle un descanso y recuperación para la continuación del recorrido en lancha, mientras tanto los padres adoptivos del perro servio y yo, recorrimos el sendero de fauna y flora que se encontraba posterior al santuario, al llegar al fin de este, da una hermosa vista al lago en su máxima expresión.

De regreso hacia nuestro puerto de embarque, continuamos con el recorrido a la redonda del lago, en el cual, estábamos fascinados, pues allí también pudimos avistar aves acuáticas, sí los patos, llamaron mucho nuestra atención, un poco más la de mi amigo, aunque por el frío de las aguas que atravesamos no se atrevió a lanzarse, pienso que fue una buena decisión, ya que la profundidad del lago es de unos 70 metros aprox.

Bueno y llego la parte más triste, la despedida, el recorrido acabó y con ello la compañía de mi reciente amigo, el cual se preparaba para el día siguiente emprender su viaje con destino final en Perú y con su próxima para en el Ecuador, de donde yo ya venía, y hacia el cual, él apenas iba, a bordo de una bicicleta y algunas veces trotando, pues en montaña es un poco más difícil cargar con su peso, así lo expresó al que él considera su padre adoptivo.

La naturaleza es la máxima expresión de vida, tan frágil y tan dependiente, tan solo queriendo brindar siempre lo mejor de ella.

Gabriela Duran Taba

Cali, Colombia.

Edición, EcoHuellas

Continuar leyendo
También te puede interesar...

“Periodista, activista promotora y fiel creyente del periodismo cívico, donde la verdad es una construcción en social, y esta construcción en comunidad es lo que genera la promoción del cambio social, por medio de la educación como eje central.”

CLICK PARA COMENTAR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Uncategorized

BODIVERSIDAD

Facebook

Arriba